La carta de una simple mujer del norte de Santa Fe, dirigida a Hebe de Bonafini

 

SEÑORA HEBE DE BONAFINI:

RESPETUOSAMENTE me dirijo a Usted de igual forma que le escribiría a quien quiera que fuere, por la sencilla razón de que no entiendo ni acepto la agresión gratuita, por ende, no está en mi condición natural producirla.

Tal vez Usted nunca se entere que una simple mujer del norte de Santa Fe, le dirigió unas líneas.

Pero si por alguna causalidad, ésta llega ante sus ojos, primero quiero expresarle que le escribo de MADRE A MADRE.

Esta madre conoce el mismo dolor que entraña perder a un hijo, de una forma natural, no como Usted… pero en definitiva: **PERDER** y **SUFRIR** por esa pérdida, sabemos ambas lo que implica y conlleva.

Desde esa posición de MADRE, con la sensibilidad de MUJER, le solicito quiera tener a bien explicarme las razones ocultas o *NO TAN OCULTAS* que dan origen a su fanatismo y a sus palabras TAN hirientes como dolorosas.

Confieso que no es por mí ni para mí, que le pido a Usted esa explicación…

Tengo una edad que si bien, sigo YENDO, de muchas cuestiones ya estoy de vuelta.

Se lo pido por nuestros jóvenes, por los adolescentes que AÚN podemos soñar *DERECHOS* y *SANOS*.

No pertenezco a ningún partido político ni organización que se le parezca, ni me encolumno detrás de un representante de ninguno de ellos, si bien reconozco aspectos positivos de unos pocos gobernantes y los negativos de una inmensa mayoría.

Pero ello es tema para otra misiva.

NO consigo entender, y ruego que lo clarifique Usted, CÓMO?, tanto dolor de MADRE puede engendrar y dar a luz tanto odio, crueldad, anhelo de venganza, rencores incurables, pretensiones enfermizas de agrandar las, ya de por sí, INCURABLES heridas que arrastra nuestro pueblo.

Entiendo su posición ya que Usted misma se declaró perteneciente a un movimiento que responde a personas de nuestro sur patagónico… y me parece bien,,, sin dudas ellos encarnan lo que su mentalidad y acerbo necesita.

Lo que no comprendo es que esa adhesión suya la lleve a proclamar y pedir la destrucción de la Democracia… esa democracia que conseguimos con dolores de mujer en trabajo de parto.

Esa democracia, SEÑORA, debe ser sagrada para cada argentino que se precie de poseer nobleza de espíritu, capacidad de análisis, actitud reflexiva y tolerancia para con todos y cada uno de nuestros congéneres.

El 24 de marzo debió hallarnos unidos, NUNCA destilando odio y dividiendo al pueblo.

Humildemente le pido que frene su sed de venganza, sane su rencor, suavice sus heridas más hondas.

Por favor, respire profundo, piense en sus hijos y destierre la maldad!!

En algún momento de sus tan ajetreados días, le ruego me responda o dicte a alguien la explicación que esta MADRE necesita.

Atentamente.

GRACIANA BUSATTO-

CALCHAQUÍ- SANTA FE- REPÚBLICA ARGENTINA-28 DE MARZO DE 2017
  

Deja Tu Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*