Cierre del Jubileo Diocesano de la Misericordia en Reconquista.

14642459_10210838088011605_8327191922227012926_n

 

El padre Walter Vénica junto a sus colaboradores, participaron del cierre del Jubileo Diocesano de la Misericordia en Reconquista. Este Jubileo es una experiencia de misericordia para sentir más cerca de cada uno el amor de Dios que nos acoge como Padre a todos y no excluye a ninguno.

Estamos ante un Año Santo Extraordinario, un «Jubileo de la Misericordia» que el Papa ha convocado con el lema «Misericordiosos como el Padre», para dar colocar ante todos, creyentes en Cristo y cuantos no lo son que la revelación de Dios en su Hijo hecho carne es revelación del Amor misericordioso que Dios mismos es. Un Dios que nos invita a por medio de Jesús su Hijo a la imitación de Dios para alcanzar la vida eterna. No queremos desaprovechar este año de gracia, sino estar dispuestos a «sentir con la Iglesia», prepararnos bien para que no recibir en vano las gracias que Dios derramará sobre nosotros, si lo vivimos con fe. Para ello hemos de ahondar en nuestra conversión, que es realidad permanente en la vida de un cristiano, porque nunca estamos convertidos del todo al Evangelio y la fuerza del pecado nos condiciona y aparata de Dios y lesiona la vida de la Iglesia, enfriando la caridad y el amor fraterno. Es éste un año de gracia multiforme, «gran perdonanza» de nuestras deudas que el Señor nos ofrece para comenzar de nuevo. San Pedro recordaba a los primeros cristianos, impacientes mientras esperaban el cumplimiento de las promesas por el Señor, que Dios tiene una gran paciencia con nosotros, «no queriendo que algunos perezcan, sino que lleguen a la conversión» (2 Pe 3,9). Dios, en efecto, no quiere que se pierda ninguno de los que Cristo recibió de él para llevarlos a la salvación por su muerte y resurrección (cf. Jn 6,39).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *