Esta historia tiene como protagonistas a un niño y una mamá de Calchaqui.

‘Humans of New York’ no es una página de Facebook cualquiera. Es la página de Facebook definitiva. Simple, accesible a todo el mundo y capaz de despertar sentimientos (buenos o malos) en tu interior. Cada día, varias fotos de distintas personas con una declaración sobre la situación personal que están atravesando. Más de 17 millones de seguidores ven sus publicaciones y aunque alcanzó su pico de fama hace aproximadamente unos cuatro años, en la actualidad su viralidad sigue vigente, algo muy destacable en una época donde lo efímero predomina en cualquiera de nuestras redes sociales.

Ahora nos detenemos en una historia de vida, que tiene dos protagonistas principales, entrevistados por  “Brandon, el fotógrafo detrás de ‘Humans of New York'”, Maria Ana Diez y Agustín Diez un niño con Sindrome de Down, oriundos de Calchaqui, actualmente viven en Rosario, que cuentan un episodio de vida.sin-titulo-1

Como ven en la imagen, la historia capto miles de visitas, ahora te la presentamos :

 

“Soy el enlace entre él y el resto del mundo. Puede ser un papel agotador. Cuando las cosas van bien, me siento un mayor sentido de la responsabilidad. Se sentía como el público aplaudía para los dos cuando se graduó de la escuela primaria. Pero también siento un mayor sentido de la responsabilidad cuando las cosas van mal. Él tiene dificultades en una multitud de personas. Hace unos años se puso muy nervioso en el supermercado, y empujó una niña. Su padre se puso muy enojado y comenzó a gritarme. Una parte de mí se sentía culpable por lo que pasó. Pero una parte de mí deseaba que más personas entienden lo que paso. No hemos estado en un supermercado desde ese incidente. Los mejores momentos para mí son cuando él es capaz de enlazar con el mundo sin mí. El jueves pasado que estaban de visita en otra niña con Síndrome de Down. Y ella estaba teniendo un mal día. Había muy poca comunicación. Así que trató de darle una caja de fichas de dominó como un regalo. Pero ella se negó. Así que lo intentó de nuevo. Pero ella se negó de nuevo. Volvieron a otro como esto durante un tiempo, hasta que la niña empezó a verlo como un juego, y ella comenzó a sonreír. Luego le dio un abrazo. Un abrazo real con sentimiento. Se establece una conexión. Y fue su idea. No la mía. ” (Rosario, Argentina) 16683941_1587840494623378_3773569664050469760_n

Deja Tu Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*