En el marco de un importante operativo policial, unos 14 autos fueron secuestrados en el partido bonaerense de Morón y sus conductores están acusados de participar en carreras ilegales, comúnmente conocidas como “picadas”. Nota Relacionada: Picada fatal en Panamericana: murió una joven y dos resultaron heridos En declaraciones a C5N, el intendente local, Ramiro Tagliaferro, destacó el trabajo de la Policía y la Justicia para evitar que se vuelvan a correr picadas en el municipio. “Tenemos una política de Estado contra las picadas ya que tenemos un triste historia de familias muertas en estas carreras ilegales”, señaló el jefe comunal. Los allanamientos se hicieron sobre 14 propiedades de distintos puntos del Conurbano, aunque la mayoría está en la Zona Oeste: Merlo, Moreno, La Matanza y Morón. También habían participado conductores de San Fernando. El operativo de inteligencia logró desbaratar esta red, aunque el municipio reconoció que hay otros tres puntos claves en Morón, Villa Sarmiento y Haedo. Los policías pudieron infiltrarse en las picadas gracias a que los competidores se convocan a través de las redes sociales. La tarea de inteligencia y las pesquizas estuvieron a cargo de la la Dirección provincial de Prevención del Delito contra la Propiedad Automotor, que filmó las carreras que tuvieron lugar en Morón Sur en la madrugada del domingo 21, a la altura de la rotonda de Castelar, sobre el boulevard de Eva Perón que lleva camino al distrito de Merlo. Luego de que las patentes de los vehículos quedaron registradas en las cámaras, los efectivos policiales se dirigieron al domicilio de las personas identificadas como propietarias de los rodados y retuvieron los catorce autos para realizarles un peritaje y controlar documentación.

Todo explotó después de que se diera a conocer una foto que muestra una habitación donde, según se dice, se ve a la profesora en la cama y a un alumno de pie cerca de la puerta. Ella dice que no se acuerda de nada.
0010824316.png
La situación llegó a la justicia y la maestra, Isabelle Graham, no estuvo presente, ni representada en la audiencia de Edimburgo. Según trascendió niega los cargos y dice no tener recuerdos de los acontecimientos después de las las 22:30 pm, porque se había tomado cuatro vasos de vino.

La señora Graham -que estaba comprometida en el momento del incidente y ahora está casada – renunció a su posición en la academia Whitburn donde daba clases después de que las acusaciones salieron a la luz.

La investigación se inició cuando el personal de enseñanza fue informado de que “una fotografía había sido subida a las redes sociales”.

“Empecé a darme cuenta de lo que ocurría cuando me desperté en mi casa, alrededor de las 5 de la mañana. Estuve bebiendo horas antes, pero desde luego con cuatro copas de vino yo no pierdo la conciencia. En la fotografía parece mi pelo, pero no sé quien es el hombre del fondo”, dijo la maestra durante una entrevista, mientras que en las pruebas que le hicieron en el hospital no se encontraron rastros de sustancias extrañas.

La policía escocesa vio de la llegada de la pareja al hotel y según dejó trascender “no parece que la Señorita Graham estuviera bajo la influencia de alcohol o drogas”. En los próximos días el jurado decidirá el futuro de la joven maestra que podría acabar en la cárcel tras el escándalo.

Powered by WPeMatico

Deja Tu Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*