Emprendimiento innovador: Las zapatillas hechas con basura

18/08/2017

Un grupo de emprendedores fabrican zapatillas sustentables utilizando residuos de la industria neumática, y dan trabaja en sus talleres a presos y personas de alta vulnerabilidad social.
“Nuestras zapatillas son basura”. Así se presenta Alejandro Malgor, quien junto a sus amigos Ezequiel Gatti y Nazareno El Hom, creó Xinca, una línea de calzados sustentable cuya principal materia prima es exactamente eso: basura.

“Nos gusta hace deportes en contacto con la naturaleza y nos pusimos a pensar en la cantidad de desperdicios que generamos y la poca conciencia que tenemos al respecto”, relata Malgor, recordando el día en que se le ocurrió empezar a delinear el emprendimiento que combina moda, diseño, cuidado ambiental e interés social.

¿Cómo lo hacen? Parten de una idea simple: reciclar los residuos generados por la industria del neumático y la textil. De este modo, lo que originalmente era gomas de autos se convierten en suelas de las zapatillas.

Pero eso no es todo. Además de fomentar el reciclaje, se les ocurrió una manera de ayudar a los sectores más vulnerables y necesitados de la sociedad: dar trabajo. Por eso, los calzados Xinca se fabrican en talleres que se dictan en las cárceles y en barrios carenciados. “Es la forma que encontramos de ayudar a estas personas a reinsertarse socialmente, para que cuando salgan en libertad tengan un oficio. Y también para quienes están en situación de pobreza tengan la oportunidad de aprender y de un trabajo digno”, sostiene Malgor.

Más allá de que Xinca nació en Mendoza, la provincia de la que son oriundos los jóvenes socios, actualmente los productos se pueden encontrar en locales multimarcas de toda la Argentina y en plataformas de venta online. Próximamente, según adelantan, se sumarán puntos de venta en Chile, Uruguay, España y Australia.

Malgor explica que en Argentina se producen al año 100 mil toneladas de residuos neumáticos. Desde 2016 hasta hoy, la empresa logró reciclar 20 mil kilos de ellos, más 2500 kilos de desechos textiles. Nada mal para empezar.

Deja Tu Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*