Albañil, un trabajo duro y de por vida

Le dicen “Machu” y es albañil, hace unos días cuando iba a trabajar lo atropelló una moto, de esas que siempre andan y criticamos el modo, además de sus temerarios conductores .

Lo cierto es que él se llevó las peores consecuencias con una pierna que tuvieron que armarle de nuevo en Reconquista –previa escala en el hospital local- y como en esta profesión se paga por lo que se trabaja, no podía faltar, así que traído en moto por su ayudante y moviéndose con muletas, sube al andamio y trabaja a sol y sombra, a pesar de los 13 clavos que aseguran la prótesis que le debieron colocar.


Todavía está a tiempo de verlo en la esquina de Córdoba y Rosario, digno de aplaudir.


Cabe la reflexión qué decimos siempre en la radio, “qué tienen en la cabeza que no quieren darse cuenta que la moto es un arma peligrosa para ellos y, como en este caso, también con capacidad de daño para terceros que les pueden arruinar la vida a un laburante”. ¿Tanto les cuesta pensar?

 

Letyana Press

Deja Tu Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*